Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Belleza’ Category

Mucho se habla hoy en día de la discriminación, la ley de talles, la de peso, etc, etc, y cuando no, un grupo de pseudo especialistas se paran en un panel a contar que creer que alguien es más lindo que otro alguien está mal, porque el menos agraciado se siente discriminado, y toda esa cosa.

Lo políticamente correcto, como diría el gran Charlton Heston, no es más que tiranía con modales (“Political correctness is tyranny with manners.”) a la hora de castigar lo que se dice o lo que se piensa porque otro se ofende u ofendería, se censura, y creo que estamos de acuerdo en que la censura es mala, anticonstitucional, ilegal, inmoral, etc…

Esta nueva progresía retro-izquierdosa ha intentado enseñar que nadie tiene el derecho de ofender a alguien, porque eso viola sus derechos humanos; pero la libertad se basa en la libertad de hablar y ofender, y de recibir una respuesta igualmente ofensiva, claro que cuando esto se traduce en violencia física, las reglas cambian; nadie tiene el derecho de ejercer acción violenta contra otro ni atentar contra su persona, pero incluso el discurso pro-nazi más hediondo y despreciable goza del derecho a la libertad de expresión, como todo ser humano pensante goza del derecho a expresarse libremente mandándolos al infierno.

Se ha hablado mucho de la ley de talles, que dice más o menos que Versace tiene que diseñar X prenda para alguien que la luzca, y para todo aquel que quiera ponérsela; cuando a X prenda la luce Nicole Kidman, la prenda y la persona se lucen, y el diseñador puede seguir vendiendo porque ha creado un producto para X público; si a esa misma prenda la viste alguien que pese 120 kilos, deforma la prenda, la arruina y Versace no va a vender, o va a devaluarse su trabajo.

La ecuación es sencilla, hay gente más linda que otra gente, y la gente linda no tiene porqué avergonzarse de serlo, ni recibir críticas; el que es feo, hoy tiene posibilidades, desde cirugías, a cremas y alguna que otra cura medio mágica para remediar el asunto, porque a la larga, todos tratan, a su manera y dependiendo de sus posibilidades y su salud mental, de verse lo mejor posible.

Una excusa para justificar la ley de talles, además de la políticamente correcta defensa de los derechos humanos (porque los diseñadores no son humanos y no tienen derecho a diseñar lo que y para quien quieran) es que la moda es pasajera, los cánones de belleza son relativos, etc., por lo tanto, si a alguien le parece que Nicole Kidman es una hermosa mujer, es porque le han lavado la cabeza los medios, mismos medios que venden la anorexia y el pecado de ser un tonel; aclaro, la moda es pasajera, pero Nicole es hermosa hoy, y con esos cánones nos regimos hoy.

Pero sigamos; América TV siempre está presente cuando una persona tiene que quejarse porque no tiene cómo viajar porque ocupa dos asientos y se los quieren comprar; es sencillo, si ocupás dos asientos, pagás dos asientos, la aerolínea o quién sea no tienen porqué perder la venta de un asiento por culpa de que alguien no sepa cerrar la boca; es libre de comer todo lo que quiera, pero con la libertad vienen responsabilidades y consecuencias, y no puede tomarse una y rechazar las otras; ¿qué pasa con la obesidad hormonal que no tiene que ver con lo que alguien come?, es otro tema, que no quiero discutir en este post.

Pero, como bien dijo Alejandro Rozitchner hace un tiempo cuando estaba con Mariano Grondona, los medios no imponen nada a nadie, los medios venden lo que alguien quiere comprar; si la gente quisiera y demandara Milton Friedman, Von Mises, von Hayek, Casablanca y Citizen Kane en lugar de Tinelli, Pergolini y un montón de gatos medio en pelotas o adolescentes hiper desarrolladas con la libido hiper exitada, los medios para subsistir tendrían que dar Friedman y Casablanca, pero como el grueso de la población quiere mierda o una fantasía sobre algo que no va a tener nunca, simplemente le venden mierda, claro que la gente sabe que ve, consume y pide mierda, así que para cuidarse a sí mismos y no aceptar que disfruta de la mierda, le echa la culpa a una gran conspiración mediática para lavarle el cerebro con mierda; ¿cómo se explicaría eso en términos sencillos?, a la gente le da vergüenza reconocer que le gusta la mierda.

Este argumento nos trae a otro igual de ridículo, el del lavado de cerebros, y me gustaría encararlo desde otra óptica; es cierto que la televisión (y los medios en general) intentan vender su producto (todos los que producen desde mierda a diamante quieren venderlo), y algunos lo hacen de forma un poco más agresiva que otros, pero, ¿no es la educación pública otra forma de lavado de cerebro políticamente correcta y socialmente aceptada?, ¿por qué un privado no puede intentar lavar el cerebro, y el estado, el gran lavador, sí puede y se pide a gritos que eduque, moldee a la sociedad?, es simple, nadie cree que el estado lave cerebros por simple negación, una defensa neurótica a una realidad desesperante (en realidad creo que los ensucia y atrofia, pero no viene al caso).

Después tenemos el caso de la anorexia, el gran flagelo mediático de algunos meses que resurge cuando no hay noticias o hay que tapar algunas otras cosas; nuevamente apelando a los medios malos se los hace responsables de que algún/una idiota decida dejar de comer, pero como mucha gente ha dicho hasta el hartazgo, el estado no tiene que decirle a la gente cómo vivir, y cada ser humano es dueño de hacer con su cuerpo y alma lo que desee, o puesto en mis palabras, el estado no puede impedirle a aguien ser estúpido si alguien quiere ser estúpido, solamente tiene que evitar que las estupideces de alguien dañen a terceros.

¿Cómo sería eso?, dejar que esqueletos deformes desfilen, pero, si un esqueleto deforme desfila, y manejando un auto se desmaya por falta de proteínas o hidratos de carbono y le quiebra la pierna a alguien, a la cárcel por estúpida y por hacer estupideces; ahora, si el esqueleto andrógino se mata solo en su casa, eso es problema del esqueleto andrógino, no mío, ni de mis impuestos, y lo mismo aplica a las drogas; si un drogadicto bajo efecto de sustancias daña a terceros, que se lo castigue; si se mata solo bajo un puente, mis impuestos no tienen porqué salvarlo, él decidió lo que creía mejor para él, y ni el estado ni los medios le pueden decir qué es lo mejor, sí, pueden hacerle una recomendación, pero el drogadicto es libre de aceptar eso o no.

Además, hoy en día, el lindo, flaco, exitoso, con plata no tiene los mismos derechos que los otros; si a una persona no la dejan entrar a un boliche de peurto madero por cómo se viste o habla, es discriminación; pero si alguien de Puerto Madero quiere ir a un baile de una villa (además de no volver porque van a matarlo), es entendible que no lo dejen entrar, o que se auto-margine del lugar; es cierto, es un ejemplo extremo, pero sirve para ilustrar lo que digo; los fumadores se quejaban de que los discriminaban, pero los no-fumadores directamente no iban a algunos nidos de enfisema, y eso no era discriminación, era voluntad de elegir…

Lo mismo pasa con los homosexuales, si se abre un boliche sólo para parejas del mismo, eso es chic, de onda, políticamente correcto; si se abre uno sólo pra republicanos, eso es discrimnación, ¿acaso en el primero no se discrimina a los heterosexuales?, la idea es que exista todo tipo de opciones y uno vaya a donde se sienta más cómodo y evite el lugar que lo hace sentir mal, no que se ampare en leyes estúpidas para ir a un lugar que no fue pensado para él/ella; un judío no deberíair a una reunión porque va a pasarla mal, pero no puede demandar a los imbéciles rapados porque no lo dejan entrar por ser judío.

Que los cánones de belleza son distintos a los de hace 100 años nadie lo duda, como nadie duda que van a cambiar con el correr del tiempo; que a mí me guste más Nicole Kidman que Naomi Campbell no me hace racista ni un discriminador, nadie puede obligarme a que me guste la mascota de Chávez, ni que una mujer que pese 100 kilos me parezca atractiva; gente linda va a seguir habiendo, y la gente fea va a seguir tratando de ser linda, y al que no le guste, que se joda, se adapta o adelgace.

Y para cerrar, la belleza interior no existe, si existiera las gorditas no se volverían solas a su casa los fines de semana; no es cierto que todos sean bellos por más hediondos que sean por fuera; la persona atractiva es atractiva por más mierda que diga, hable o piense, y por más Nobel de la Paz, Física o el premio que sea, el que es feo seguirá siendo FEO.

Anuncios

Read Full Post »