Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cambio’ Category

Si hay dos palabras que están de moda en este tiempo, y no sólo en este submundo kakal, son progresismos y cambio; todos quieren venderse como progresistas, apelando a la ignorancia de la gente, haciéndola creer que el progresista quiere que el país progrese, cuando en realidad progresismos es un sinónimo de populismo, que hasta el más bruto sabe que es malo; si lo que se quiere es progreso, entonces el capitalismo, y el liberalismo, bien acompañados de un estado mínimo e impuestos bajos, son la única solución.
En el progresismo, socialismo, comunismo, estatismo, populismo y en el bolivarianismo, todas caras del mismo dado (son más de dos, no puede ser una moneda) el más importante es el Estado, que regula, subsidia, prohíbe, permite, pone impuestos, etc… además, desde que existe el comunismo y sus derivados, esto se ha cobrado más de 100.000.000 de vidas humanas, y si pensamos que el smo era un nacional socialismo, y la segunda guerra mundial es derivado de la locura del estado y del jefe del estado , entonces tenemos unos 120.000.000 de muertos gracias al súcubo de Marx y Engels.
En el resto del mundo, el que manda es el mercado, los precios se fijan según las leyes de oferta y demanda, y el Estado lo único que hace es resguardar a la individualidad sometiendo a la justicia a quienes la violan, sea robando propiedad privada, estafando, coimeando, etc; además, todo lo que sea seguido del adjetivo «social» es un sinónimo de lo anterior, así, «capitalismo social» no es más que una fantochada para engañar a algunos no tan despiertos, porque «capitalismo social» son dos conceptos tan conradictorios como «pelear por la paz», «politica productiva» o «inteligencia militar».
El problema con estas sociedades atrasadsa es que el capitalismo destruye a los parásitos que no sirven a la sociedad, mientras que el populismo y el resto nutre y se nutre de estos mismos sujetos improductivos, y mientras más de ellos existan, como en nuestro país, menos posibilidades tenemos de entrar a un sistema libre de verdad, donde los ciudadanos sigan la ley, y el estado no crea ser más poderoso que el mercado.
La otra palabrita de moda, un poco más ambigua y menos política o económica es «cambio», todos prometen cambiar algo si los eligen para alguna cosa, hasta los acólitos de un gobierno pasado que intentan continuarlo quieren «cambiarlo», o dicho en términos argentinos «profundizar el cambio»; el problema es que rara vez alguien dice cómo va a cambiar todo lo que a su juicio, y el de sus votantes, está mal.
Obama es un cambista, él quiere cambiar Washington porque no le gusta el Gobierno republicano, y lo encara mal; en lugar de proponer, se mueve con consignas vacías «yes we can» (yes you can, QUÉ?, en lugar de decir cómo, dice qué, y al populacho eso le gusta, y las victorias del Distrito de Columbia, Maryland y Virginia de ayer, dejándolo más cerca de la candidatura, lo prueban.
El discurso del senador por Illinois omite puntos importantes, y voy a tomar su postura frente a la guerra en Irak (que dista de ser guerra CON Irak) para explicar porqué preferimos a un Republicano en la Casa Blanca.
Es cierto que a diferencia de Hillary se opuso a la guerra desde el principio, pero en su populista medida de prometer el regreso de los soldados no piensa que de una guerra por ellos iniciada en territorio extranjero las posibilidades son volver muerto o ganar, y no rendirse y huir, porque eso alimentaría a los locos como Chávez y Amedouchebag en sus ataques contra el mundo libre.
Obama no piensa en la imagen internacional de los Estados Unidos de América que cayó por una guerra mal pensada, mal ejecutada, mal peleada y hasta mal parida, pero que de todos modos no es una guerra injusta, protegidos de gobiernos financiaron y planearon ataques contra objetivos y ciudadanos de los Estados Unidos, y entonces los Estados Unidos tenían el derecho a lidiar con ellos a su manera; dicho de otra forma, no empezaron el quilombo que se les fue de las manos.
El problema es que si Hillary ganan las primarias perdería con McCain, y McCain sería Presidente; pero si Barack gana, entonces le ganaría al aspirante republicano, y tendríamos el mundo en un escenario para nada bueno, ya que un amigo de los subsidios, estatismo y sindicatos estaría en la Casa Blanca y tendría opinión y algo de decisión sobre la caja más grande del planeta.
Pero volviendo a los «cambistas», los «cambistas» se oponen al conservador entendiéndolo como un perpetuador del status quo, a los capitalistas porque son enemigos del mercado tal cómo es, y de los liberales en la economía, a quienes asocian con los conservadores.
Si alguien le promete algo «social», y «cambio», vaya para el otro lado, solamente le promete más Estado, más impuestos y menos libertad.
Para lo único que sirve el cambio, es para cambiar el cambio que nos imponen.
Anuncio publicitario

Read Full Post »