Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Derecho’ Category

Leyes

Una pregunta que todo ciudadano debe hacerse en algún momento de su vida es: ¿debo cumplir una ley injusta o, en un caso aún peor, estúpida?

Esta pregunta, y su respuesta, nos llevan a un terreno que nuestros honorables legisladores parecen haber dejado de lado cuando asumieron, que es el sentido común, ya que intentar sacar por ley la necesidad de creación de una obra social para animales, por la que sin duda va a haber que pagar impuestos extra, es una imbecilidad solamente comparable a que Cristina Fernández se haya impuesto en octubre.

Pero esto nos lleva a otro punto, que es más subjetivo, pero que es digno de cuestionarse: ¿qué pasa con las leyes bien pensadas, bien fundamentadas, que lisa y llanamente no me gustan?

Acá entran en juego otras cosas, porque, desde nuestro punto de vista, una ley injusta o estúpida lo único que hace es restringir las libertades individuales, pero las leyes bien pensadas, o justas, deben garantizarlas.

No puede esperarse que el violador esté a favor de las leyes en contra del abuso infantil, ni que el ladrón adhiera a los postulados de las leyes que velan por la propiedad privada y la posibilidad de defenderla, pero nosotros, los que creemos que esas leyes sirven, tenemos que cuidarlas y respetarlas.

Parece un trabalenguas, pero a lo que voy es que sería interesante que dejemos de cumplir “por la fuerza” aquellas leyes estúpidas y restrictivas, y que nos aseguremos que las leyes que nos defienden como individuos se cumplan, o en este país, se promulguen; la libertad no es una mala palabra nacida del temido liberalismo noventista, pero la libertad tampoco es un premio gratis, a la libertad hay que ganarla.

Anuncios

Read Full Post »

Si algo nos ha legado este Gobierno es el “sálvese quien pueda”, o la ley de la jungla, mediante la cual sobrevive no el más apto como en las sociedades civilizadas, sino el más bruto, el más violento, el que “devora” a todo lo que tiene en frente.

Se ha acabado el respeto por las libertades ajenas, la vieja frase “tu libertad empieza donde termina la del otro”, se convirtió en “mi libertad atropella las libertades ajenas”, y ejemplos nos sobran… desde las tomas de hospitales, Quebracho quemando lo que no le gusta, hasta los cortes de rutas, sin dejar de pasar por la Asamblea Piquetera de Gualeguaychú.

Estas tribus de salvajes, que mediante sus métodos le quitan la legitimidad a cualquier reclamo, han copado este país, gracias a la legitimidad que han recibido desde la Casa Rosada después de la extraña frase “el derecho a la libre expresión es más importante que el derecho al libre tránsito”, y por lo que vemos, también es más importante que el derecho a la vida, la salud y a recibir atención médica.

El Presidente cree que todos lo aman, adoran y votarían, por lo que podemos suponer que tiene un pánico irracional a las protesta en las que su nombre no es alabado (de hecho, todas en las que no hay choripán y vino gratis), así que intenta estar de acuerdo, en buenas, con estos grupos revoltosos y antidemocráticos.

Es increíble también cómo este gobierno, enemigo declarado de las libertades individuales, se cuelga del Derecho a la Libertad de Expresión, derecho que tanto ha censurado no sólo en opositores, sino en propios correligionarios, partícipes del Kambio que se viene, y que osaron alzar la voz para decir que algo no estaba del todo bien, o que algo no les gustaba.

Estas tomas de los caminos siempre traen problemas, y en un ambiente caldeado, cualquier chispa es una explosión que puede poner en riesgo o terminar con la vida de algunas personas, que pueden o no estar relacionadas con estas prácticas típicas de grupos totalitarios, que poco respetan los Derechos Humanos, que como ya hemos dicho, son cada vez más izquierdos.

Esta vez pasó en el Chaco, una ambulancia que necesitaba entregar sangre con urgencia fue detenida en medio de una protesta de todos los martes, y ante la premura del caso, el conductor decidió bajar para razonar con los brutos. Graso error. La discusión escaló, el conductor recibió un fuerte golpe en la cabeza que le conllevó suturas e internación, y la sangre no llegó, lo que causó la muerte de una persona.

Como si todo eso no fuera suficiente, Silvia Lapertosa, la directora del Hospital Vidal, cuenta que los piqueteros, mientras destruían la ambulancia, intentaron atacar a la mujer del paciente, que viajaba como acompañante. “Ella estaba shockeada, muy nerviosa, porque cuando rompieron el móvil intentaron abrir la puerta del lado de ella para agredirla, pero no pudieron

Y por algunos dichos, podemos suponer que estuvo la mano negra del Gobierno censurador que defiende la Libertad de Expresión que le conviene, porque el médico que atendía al paciente que falleció por causa de este hecho, Emilio Lanari, sostuvo que “es difícil saber si de haber recibido la sangre a tiempo el paciente se hubiera salvado, pero queda claro que se debía hacer una intervención de urgencia y que no se hizo por la irracionalidad de algunos“. Como vemos, Infobae dice que el pciente falleció por causa de este hecho, pero el médico, empleado público, intenta encontrar alguna excusa, diciendo que en una de esas la sangre no lo salvaría… aunque ahora no estamos a tiempo de saber la verdad.

La Nación se hizo eco del asesinato, pero Klarín no se dio por enterado, que es tan objetivo como el nefasto Infobae del muñeco Hadad, que esta vez si habló de algo que al Gobierno no le va a gustar; ningún funcionario ha dicho algo ni ha condenado la barbarie, simplemente siguen avalándola en silencio, temiendo que encerrar a estos animales les cueste dos o tres votos, ya que después de todo, los muertos no pueden votar por la oposición, y un piquetero preso, aunque no condenado, va a votar en contra del stablishment imperialista que quiso hacer justicia, cortando el legítimo reclamo bolivariano.

Hay que estar preparados, si esto sigue, cada vez vamos a vivir tiempos más violentos mientras Her Excellency se pasea por el mundo como un pavo real, mostrando la ropa nueva, negando la realidad, profundizando el cambio, que a esta altura no es más que una guerra de clases fogoneada desde el atril.

Read Full Post »