Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Escuelas Pías’ Category

Sociópatas

Hace un tiempo contaba cómo un pequeño idiota local amenazó a un grupo de compañeros de colegio con asesinarlos, y cómo, siguiendo el caso del coreano idiota Cho, proponía que la solución a todo esto no es una sociedad desarmada, sino una sociedad armada con el poder de fuego para enfrentar a estos psicópatas de película berreta.
Ya estamos cansados de tratar con psicópatas y sociópatas sin que alguien haga nada, el psícopata es irrecuperable, es un eterno dañador por ponerlo en términos sencillos, y su enfermedad no se modifica ni en instituciones mentales, ni mucho menos en cárceles, por lo que la sociedad está indefensa ante esta gente.
Claro que hay distintos tipos de psicópatas, están los que violan y matan menores, o los que desde un puesto de poder se creen dueños de la vida y el presente de quienes viven en el territorio que gobiernan, pero el factor común es que el psicópata solamente encuentra placer en el sufrimiento de su presa de turno.
Dejando de lado la introducción, ahora retomo el caso con el que abría el post porque mientras hacía un esfuerzo por ver el canal local para enterarme de lo que pasa en este pueblo que se cree ciudad, o en esta ciudad con alma de pueblo, me entero que el caso del pequeño cabrón ha vuelto a los medios.
Parece que el colegio donde se produjeros y desmintieron los hechos, y donde el bruto del director quiso mantener un secreto que podría haber costado vidas si las autoridades no se enteraban de lo que pasaba, no está dispuesto a aceptar para el ciclo lectivo 2008 al casi-humano en cuestión, lo que a mí entender es una medida correcta y lógica, no tanto como la medida primera que fue darle clases en contra-turno en lugar de echarlo al diablo con un kilómetro de demandas penales y civiles a él y la familia.
Hay que dejar en claro una cosa, este sujeto no es un ser normal, ninguna persona normal amenaza con fecha y hora de muerte a un grupo de personas, y les explica cómo va a matarlas, y no hay duda de que necesita atención psicológica y alguna pastilla cuanto antes, pero lo peor, lo más triste, es que ya salió alguien a vendernos al cabroncito como si fuera una de las tantas víctimas de la “sociedad”, cuando si analizamos la situación, nos daríamos cuenta que la “sociedad” al estar desarmada es la potencial víctima del pequeño psicópata. Por supuesto que no digo que hay que ir y balearlo, porque la idea es evitar la violencia, pero lo que sí propongo es estar listos para cuando este o el próximo, nazca donde nazca, decida hacer de la “sociedad” su víctima.
Y por si queda alguna duda, hay que recordar que quien abusa de una víctima indefensa o en inferioridad de condiciones no es más que la más baja clase de cobarde, así que estos mini-Rambo no son más que cobardes, y es hora de que se los trate como lo que son, como enfermos cobardes que necesitan tratamiento, probablemente obligado por un juez, porque una de las características básicas de cualquier psicópata es que nunca admite responsabilidad ni siente culpa, lo que lo hace un poco más peligroso que al resto.
Anuncios

Read Full Post »

Ya dejé muy en claro mi opinión sobre el coreano infeliz que quiso ejecutar a media Virginia Tech hace unos meses y de cómo esto se reduciría o evitaría con una libertad total para la portación y tenencia de armas, pero lo que ni la CNN, ni mucho menos Clarín dijeron, es que hoy acá, en Río Cuarto, tuvimos un casi-Cho, aunque es igualmente estúpido y trastornado.

Hoy estaba intentando almorzar cuando me entero que un alumno de 4º año de las Escuelas Pías (de donde egresé hace unos años) había aterrado a toda la escuela porque llevaba mucho tiempo amenazando que hoy, 19/11 iba a matar a medio mundo, lo que lógicamente hizo que los que estaban enterados y tienen dos gramos de cerebro no asistieran a clases por miedo a que el infeliz concretara las amenazas.

Como la ciudad está conmocionada porque hace no mucho un estúpido arrastró a una chica al suicidio porque la madre de ella decía que era un estúpido y no la dejaba salir con él (¿vio cómo los padres tienen razón a veces?), todo el mundo salió a opinar al respecto, y es interesante el grado de estupidez casi sin precedentes de la mayoría de las opiniones, son casi acordes a la política del gobierno de psicotizar la realidad, eso es negarla y crear una nueva bonita y tolerable.

Quizá uno de los imbéciles más grandes en opinar haya sido el director, el Lic. Scoppa (sí, va con nombre y apellido), quien siendo cuestionado por la prensa a las siete de la mañana, se limitó a decir que no era política del colegio hacer públicas las cosas de los alumnos, lo que le generó un reto del jefe de la policía local, quien le dijo que si sabía algo y se hacía el pelotudo por cuidar el feudo que arruinó, sería responsable.

Por su parte, las potenciales víctimas (los alumnos) estaban divididos entre los que no fueron porque siguieron su sentido común, y quienes fueron, y se florearon frente a las cámaras del lastimoso noticiero local diciendo que había que entenderlo, que era nada más que un chiste, etc, etc… claro que después son los mismos que colgarían carteles para decir que cristianamente lo perdonarían si los mataba a todos.

Después, ante las cámaras, siguió el circo de los padres, quienes casi tan divididos como las neuronas que no hacen sinapsis en algunos, postulaban que el pobre idiota era una víctima más del sistema (sistema malo, nada mejor que echar la culpa a algo intangible que, en otro caso, a los padres del pequeño desgraciado), y en el otro extremo, estaban los padres que querían que lo metieran preso, lo metieran en un psiquiátrico o al menos lo expulsaran para sentirse tranquilos, postura con la que estoy de acuerdo, porque con ese individuo en el aula uno ya nunca va a estar tranquilo, aunque claro, en la Argentinad desarmada no le sería dificil entrar y matar a algunos ex-compañeros, razón por la que la idea del psiquiátrico o el penal siguen siendo las mejores.

Mientras todos desfilaban ante las cámaras, la policía registraba la casa del sujeto que revolucionó la ciudad solamente para encontrar que lo más peligroso era una grabación de Patinando por un Sueño, que tiene el mismo efecto que una bala alojada en el lóbulo frontal del cerebro.

Ahora, supongamos que el loquito iba armado, ¿no se solucionaría si cada profesor o cada persona mayor de 18 años pudiera hacer uso de su derecho a la legítima defensa?, así nos hubiéramos ahorrado Columbine, Carmen de Patagones, Virginia Tech y el susto que este pobre diablo le hizo pegar al colegio, ya que, no sé si alguien habrá notado, que las masacres son en lugares donde va gente DESARMADA, en las convenciones de rifles o de la NRA nunca aparece un loquito, contrario a lo que digan TVR y CQK, porque antes de que pudiera hacerse el imbécil ya lo hubieran vuelto colador.

Read Full Post »