Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Freud’ Category

Quien haya leído Freud sabe que el viejito padre del Psicoanálisis postuló en uno de sus tantos escritos que el hombre, en pos de alcanzar seguridad, es que decide renunciar a parte de su libertad, sometiéndose a las leyes del grupo (al que podemos decirle Estado).

Algo menos conocido que este texto, es la personalidad del señor de los habanos, ya que no solamente odiaba y corría a los detractores, sino que gran parte de su teoría la usa para explicar porqué es la única que sirve, y, en pocas palabras, porque todos menos él son estúpidos. Freud no era un tipo sencillo, era un cabrón que llegó a crear algo muy parecido a una secta “El Círculo de Viena”, donde se discutían las cosas que él y sólo él aceptaban, cualquier diferencia con él, se consideraba un ataque y rápidamente corría del lugar al detractor; así es como hombres como Adler, Jung, Ferencsi u otros psicoanalistas entusiastas de los primeros días se vieron obligados a abandonar el barco.

La Argentina, junto con Francia, es famosa por ser uno de los países donde el psicoanálisis más vigencia aún tiene, incluso cuando psicofármacos o terapias eficientes y rápidas lo desterraron del primer mundo, primer mundo científico también, como es el caso de Inglaterra o Estados Unidos, donde los libros de Freud y sus seguidores juntan polvo en los anaqueles de filosofía francesa.

Como vemos, en su predilección por esta ciencia casi moribunda, la Argentina se perpetúa en la idea de que el Estado poderoso es necesario para reducir la angustia de los ciudadanos, y conociendo esta debilidad, es que sus gobernantes se aprovechan de la manía interpretadora de sueños y realidades (nadie como el gobierno para saber mejor que nosotros qué nos pasa y qué necesitamos).

Ahora, alguien dirá que porqué Francia, donde el Psicoanálisis es tan fuerte no es un reducto tercermundista como la Argentina, o porqué Inglaterra, madre de la escuela inglesa del Psicoanálisis, no navega en un mar populista, y la respuesta, además de en los herederos de Freud, puede estar en los vecinos. Inglaterra y Francia son parte de la Unión Europea, Mercado libre en serio, donde a pesar de algunas diferencias, a veces bastante grandes como Irak o la Constitución Común, todos intentan tirar para el mismo lado, que es hacia delante.

Argentina está perdida al lado de Bolivia, estatismo populista en su más patético estado; Chile, ejemplo de modernización, pero por caprichos medio estúpidos jamás se verá a Chile como un modelo; Uruguay, también más competitivo que nosotros, pero que por culpa de un par de piqueteros medio pelotudos ha prácticamente cortado las relaciones con nosotros; Brasil, que ha madurado, mira hacia otro lado, y sabe que pasar mucho tiempo con Argentina es malo, y finalmente, el amigo de todos, Venezuela, que no se cansa de exportar la revolución estatizante anti individuo patrocinada por Cuba, y que tanto gusta a aquellos que no quieren hacerse cargo de sus vidas, y que quieren que el estado les diga para dónde mirar y a quién venerar.

Como sabemos, son muchas las razones por las que la Argentina está enquistada en este estado setentista anti-noventista imposibilitado de avanzar debido a su estancamiento en el pasado, y este ha sido un muy acotado análisis desde otra perspectiva; los psicólogos de casi todas las universidades salen formados en esta línea, y además aprenden a despreciar el pensamiento ajeno, al mejor estilo ERP/Montoneros que intentaban crear un sistema anti democrático totalitario marxista, los psicoanalistas intentan justificar el estatismo grosero.

No es mi intención atacar al psicoanálisis como teoría, pero sí es mi intención atacar a los psicoanalistas que revisten de teoría de la personalidad su ideología anti mundo libre, que necesita de un padre todo poderoso, y creo que es necesario aclarar esto.

No sea estúpido, elija bien su terapia, una que lo haga dueño de su vida, no una que haga a su analista dueño de ella y su bolsillo.

Read Full Post »

Freud en uno de sus tantos libros intentó destruir la religión, explicando cómo es un refugio ante el miedo; en otros tantos escritos, intentó explicar cómo todo el que no siguiera sus enseñanzas no sólo era un bruto, sino que jamás alcanzaría “la luz”.

Nada es más religioso que el psicoanálisis, y los psicoanalistas no hacen más que intentar desesperadamente negar eso, intentando vestirse de científicos, aunque sin usar ningún método científico, ya que sus postulados son imposibles de contratastar con ningún otro hecho, cosa que a los más ortodoxos (fanáticos/fundamentalistas) les encanta.

Antaño, las corrientes cognitivo/conductuales eran las víctimas más grandes de los ataques neo-freudianos, hoy, en pleno Siglo 21, las víctimas son todas las terapias rápidas que, según estos fanáticos, “no profundizan en el origen, sólo intentan borrar el síntoma”, y si no son las terapias rápidas, cobran los psicofármacos, o sino, los manuales de Psiquiataría; ahora, destruyamos el fanatismo en nombre de la Ciencia, porque al ser Ciencia, NO ADMITE fanatismos de ningún tipo.

1- Las terapias rápidas responden a cuestiones concretas, pocos pueden darse el lujo de pagar una terapia durante cinco o seis años, y menos son los que quieren conocer cuestiones que no les interesa conocer, probablemente negadas o reprimidas por razones más que válidas; ¿por qué el psicoanalista debe forzar a sus pacientes a hurgar en su pasado, si el pasado es terriblemente doloroso para algunas personas, que deciden bloquearlo por eso mismo?. Los psicoanalistas tienen que limitarse a revolver el pasado de quienes quieran hacerlo, no de todos los que caigan en el consultorio, y si pretenden que todos hagan terapias largas, van a tener que bajar los precios y entender el nuevo paradigma socioeconómico de la república.

2- Los psicofármacos fueron concebidos con una única razón, aliviar el sufrimiento de personas que sufrían distintas patologías, razón por la que hay una tan amplia gama de fármacos. Los psicoanalistas odian estos fármacos porque les quitan pacientes, remueven síntomas y ellos sostienen que los síntomas tienen un sentido. Eso es cierto, adherimos a la teoría de que los síntomas tienen un significado, pero, ¿no sería mejor eliminar los síntomas, y hurgar en el pasado sin la presencia de ese molesto síntoma que hace más dificil la vida de la persona?. Los psicoanalistas dicen que borrar un síntoma sin psicoanálisis, hace que otro síntoma tome su lugar, porque no se atendió la demanda subyacente, pero la persona consulta por el síntoma, no por la demanda subyacente que no conoce, y que probablemente no le interese.

3- Los manuales de psiquiatría son víctimas de los psicoanalistas por ser demasiado descriptivos, por no explicar cómo surge la enfermedad, y remitirse a enumerar los síntomas (de todos los manuales, la referencia mundial, el DSM IV, es casi como la Prensa para el Presidente Kirchner). Estos manuales, al despojarse de toda teoría, y remitirse a la enumeración de los síntomas, solamente toman lo que todos los psicólogos y psiquiatras comparten, y lo aglutinan en un solo libro, los manuales son útiles, son necesarios, y sobre lo que se dice en ellos no hay dudas ni discusiones, porque ayudan a la descripción de una enfermedad. Ahora, si cada neurosis tiene un origen distinto según los hijos de Freud, ¿eso es ciencia?, ¿un conjunto de síntomas similares, que tienen orígenes diferentes es ciencia?, ¿no debería haber una Neurosis por paciente, si no todo es equiparable?

El Psicoanálisis tiene lo suyo, ha hecho grandes (grandísimos) aportes a la Psicología durante sus más de 120 años de existencia, pero adherir a él como si fuera la Verdad Última, despreciando a todos los que piensen distinto… eso NO es ciencia, eso ES religión fundamentalista, ¿vieron esos tipos que se explotan para matar enemigos de Alá?, estos son iguales pero sin las bombas, intentan destruir a todos los enemigos de Freud.

Read Full Post »