Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Psicología’ Category

No es un post largo, las buenas explicaciones deben ser simples y fáciles de entender.

La única razón por la que un Juez, en teoría guardian de los derechos de los individuos, deje libre a un violador, a tres abusadores, o demás psicópatas es porque en su interior alberga fantasías similares.

En el fondo, el Juez envidia o admira al delincuente por haber hecho lo que él querría, que es abusar o mantener una relación sexual y violenta con una persona de X edad.

Así que ya saben, cuando un juez deja libre a un pedófilo es porque en el fondo querría hacer lo mismo.

Anuncios

Read Full Post »

De Néstor Kirchner son pocas las cosas que no se han dicho, desde los primeros tiempos cuando Majul y tantos otros lo endiosaban hasta el infinito, hasta ahora, en su caída, cuando todos los otrora fieles y admiradores descubren que en su ser más íntimo no es más que un vulgar aspirante a tirano como tantos hubo y tantos habrá.

Pero hay que reconocerle algo, y en esto los que se dedican al tratamiento y al estudio de la mente humana y de sus conductas deberían prestar singular atención porque ha hecho en veinte años más que todos los psicólogos en casi un siglo: Kirchner, entendió mejor que nadie, cómo funciona el ser humano.

Entendió que la lealtad es barata y que la dignidad de muchos vale poco, que con un discurso violento y lleno de resentimiento podía dejar contentos a muchos más que si les proponía ponerse a trabajar.

Entendió al argentino mejor que ninguno: el argentino vive lleno de culpa y de resentimiento, de una culpa imaginaria porque se cree o alguien le dijo que el que no siente culpa por lo que tiene es malo, así que les propuso que lo dieran todo a un bien superior, “el Estado”, que es bueno, y los libraría de esa culpa, y como imbéciles corrieron a librarse de la culpa.

El kirchnerismo tiene mucho de espiritual, se aceptan las locuras sin sentido de un desquiciado en un trono y se las defiende como si se defendiera La Verdad, y si no se defiende La Verdad, se defiende la omnipotencia y omnisapiencia del líder que todos saben falible, pero que le dio mucha plata a muchos delincuentes, y la plata compra lealtades, fanáticos y ejércitos.

Pero así como el argentino es culposo, el argentino es infiel, es incapaz de reconocen que se equivocó. Por eso del amor pasa al odio más furioso, lo hizo con Perón, con los militares, con Menem y lo hará con Kirchner. Maquiavelo ya prevenía de los ejércitos alquilados y vamos a ver, en el corto tiempo, cómo los hoy fieles y fanáticos van a convertirse en los más férreos opositores y violentos atacantes.

El argentino sabe en su seno más íntimo que su país es nadie y tiene poca relevancia internacional, así que festeja bravuconada, necesita sentirse parte de algo y por eso adhiere al mesianismo de salvar al mundo, del buenismo redistribuyente, y no entiende que es imposible salvar el mundo si no se salva primero al individuo, y que el único que puede salvar al individuo es el mismo individuo, y de quien debe salvarlo es de la masa y del estado que dice que quiere protegerlo de… él mismo.

Kirchner lo entendió, por eso no sería sorprendente que el kirchnerismo durara un par de gobiernos más, hasta que la culpa del argentino se desplace hacia otro lado, cuando no se roben plata y haya muertos, como en Venezuela, ahí van a descubrir que los engañaron, que nadie les avisó.

Hasta que no cambie la estructura mental del pueblo, vamos a tener kirchnerismo puro, light, correcto o como quieran llamarlo, y el primero paso para que eso cambie es terminar con la fábrica de idiotas estatistas resentidos: terminar con el Ministerio de Educación.

Read Full Post »

Me fui a rendir

CAT-H

Psicoterapia de Niños y Adolescentes. Una de las materias más aburridas de la carrera, pero está en la currícula y no es electiva. Después de esta quedan 4 y se acaba la Licenciatura.

By the way, en 5 años de carrera nunca tuve un paro, nunca faltó un profesor, nunca se tomó la Universidad ni hubo violencia. Lo más violento que hubo fueron unas pintadas de unos muchachos de la Universidad Nacional que nos atacaban Dios sabe por qué.

La Educación Privada es el futuro, la Educación Pública es un método de adoctrinamiento del que tenemos que deshacernos urgentemente.

Read Full Post »

Hace rato que vengo dándole vueltas a esto. Escucho gente que quiere impuestos bajos, que le respeten las libertades más básicas, que el Estado lo deje vender y comprar al precio que quiere… y me digo “Bien, otro que entendió qué es lo básico del liberalismo”

Pero no, todos se definen a sí mismos progresistas de Carrió, De Narváes o Solá porque tienen miedo al liberalismo real. Ha sido tan grandiosa la campaña de desprestigio de los últimos 10 años que reconocerse Liberal está cerca de la lepra social.

El menemismo no fue liberal, decir que Menem fue liberal porque privatizó unas empresas es como decir que el Kirchnerismo es de izquierda porque tiene bandas organizadas y sube los impuestos astronómicamente. Son grupos que toman medidas de tinte liberal o de izquierda, pero que en su seno no tienen la más mínima ideología.

Por el contrario, para ser de izquierda no basta con querer lo mínimo indispensable que es vivir libre, hace falta un proceso mucho más largo que empieza en el Primario, sigue con fuerzas en el Secundario y tiene su mayor fuerza en la Universidad Pública, verdaderos centros de adoctrinamiento.

El Liberalismo es prácticamente un estado natural, el querer ser libre es parte integral del ser humano, mientras que ser esclavo de un grupúsculo corrupto que se pinta de la ideología de moda entre sus vecinos es algo tan aparatoso y artificial que son necesarios, como mínimo, 15 años de adoctrinamiento a la edad donde más vulnerable es el ser humano.

Es más, me animo a afirmar que la gran mayoría de la población es liberal y no lo sabe.

¿Algo más, algo menos?, por ahora son ideas sueltas, pero pretendo ampliar la idea con el tiempo.

Read Full Post »

No sé si será a nivel país, provincia o ciudad, pero acá el mínimo ético que tiene que cobrar un psicólogo es de $60. O sea, si un profesional cobra menos no está siendo ético según el gremio.

Pero, ¿por qué si es tan malo el precio máximo que impone Moreno nadie se queja del precio mínimo?, es más, ¿por qué no hay un máximo ético si está claro que en Psicología hay muchos más estatistas que liberales?

Las imposiciones de precios, mínimos o máximos, pervierten el mercado, son una afrenta a las leyes más básicas del mercado, esas leyes de Oferta y Demanda que la Senadora Teresita Quinquela cree que aprobó el congreso noventista y quiere derogar.

No sé si alguien cobrará menos que el mínimo ético, no conozco a todos los psicólogos de la ciudad, pero, si alguien cobrara menos que lo impuesto, y además fuera un gran profesional, ¿no obligaría a la competencia a bajar los precios?, y si bajan los precios, ¿no es bueno?

Rasgarse las vestiduras sólo por el mínimo ético, y no por el máximo, es de típico progre hipócrita que bajo una norma arbitraria pervierte el mercado para compensar su inutilidad, porque está claro que si esto no existiera los pésimos profesionales no podrían cobrar más de $15 si quieren mantenerse en el mercado.

No es mala idea que los psicólogos tengan una remotísima noción de Economía, porque a este ritmo el Gremio de Psicólogos solamente ayuda a la inflación.

No es ético un mínimo ético.

Read Full Post »

Hace un tiempo estaba sentado en el Hospital San Antonio de Padua, esperando que llegara alguna guardia al Servicio de Salud Mental, cuando encontré un panfleto sobre la mesa de la “cafetería” (donde se hacen los cambios de guardia, las supervisiones y se espera cuando el lugar está tranquilo).

Como ese día me había olvidado mi infaltable Atlas Shrugged, que siempre leo allá porque me ayuda a pasar el tiempo, de paso aprendo y nunca está de más re-leerlo, agarré el panfleto, lo leí un rato, lo releí, lo analicé un poco más, lo hice un bollo, pensé este post y lo tiré a la basura. Iba a quemar la basura, pero eso hubiera sido demasiado.

Básicamente el panfletodecía que había alguien que necesitaba un medicamento, y que era obligación de los médicos dárselo, al igual que su tratamiento. Que los profesionales habían estudiado para servirlos a ellos, piqueteros firmantes (sí, estaba firmado por una organización de ese tipo), y que los médicos básicamente eran unas basuras porque tenían pensado irse de vacaciones en vez de ser sus lacayos.

No, señores piqueteros, nosotros no estudiamos 5 o 10 años (lo que lleva Medicina y la Residencia) para servirlos a ustedes en sus caprichos. Nosotros estudiamos porque nos gusta la carrera, y porque esperamos vivir de ella, es decir, ganar plata con lo que hacemos, y si, en el caso de este tipo de carreras, se salva o se ayuda a algún ser humano, eso es beneficio secundario. ¿O el médico y psicólogo deben ser esclavos, y el abogado es libre de hacer lo que quiere? (Con el perdón de los abogados, no tengo nada contra ellos, sólo los uso como ejemplo)

Ninguna Universidad te da un título de esclavo del inútil, del inhábil, del que no estudió, etc., es más, la esclavitud se abolió cuando nacimos como país, y tenemos el derecho casi natural de qué hacer con nuestros conocimientos, atender a quienes queramos y cobrar lo que queremos; y sobretodo, no atender a nadie si no nos pagan; ¿o creen que ir a un Congreso es un regalo que nosotros le hacemos a la sociedad?, es para mejorar nosotros, y nuestro conocimiento tiene un precio, los libros son caros, los congresos son caros… y si trabajamos gratis, ¿quién va a pagar la mejora en nuestras habilidades?, ¿o también es nuestra obligación?

dollarclip

Volviendo a lo que trajo el título del post. Hace un tiempo decía que el Capitalismo era un acuerdo entre caballeros (o damas, señoras del INADI) en que se intercambiaba lo mejor de dos personas, y en el campo de la salud no se hace una excepción.

Yo pongo lo mejor de mí, mis años de estudio, mi especialización, mis prácticas, y a cambio de mi servicio quiero poner el precio que me parezca más adecuado. Vivimos en una sociedad suficientemente libre, por ahora, en que el del frente puede aceptar el precio o mandarme al carajo por parecerle un exceso; y si todos están de acuerdo con él, yo no tendré más opción que bajar mis honorarios.

No va a ser el estado, ni va a ser un piquetero, ni mucho menos el Colegio de Psicólogos el que me diga cuánto cuesta el producto de mi cerebro, de mi preparación y de mi esfuerzo, va a ser el mercado, es el más imparcial de todos. Cuando por fin dejen de intentar fijar el precio a nuestro cerebro, la competencia hará que todos mejoren y los precios bajen, yo quiero ser el mejor, y los servicios del mejor cuestan más que los de los mediocres, no es mucho más complicado que eso.

Yo no trabajo, estudio ni produzco gratis para otros. Si quieren el fruto de mi cerebro, paguen mi precio.

‘When I die, I hope to go to heaven — wherever the hell that is — and I want to be able to afford the price of admission.’
‘Virtue is the price of admission,’ Jim said haughtily.
‘That’s what I mean, James. So I want to be prepared to claim the greatest virtue of all — that I was a man who made money.'”

Read Full Post »