Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Lula’

Lula buscará libre comercio entre Mercosur y Palestina

Es el objetivo que pondrá como una de las prioridades de la presidencia pro témpore de Brasil en el bloque.

El presidente brasileño, Luiz Lula da Silva, busca crear un área de libre comercio entre el Mercosur y los Territorios Palestinos y Jordania, objetivo que pondrá como una de las prioridades de la presidencia pro témpore de Brasil en el bloque a partir del próximo semestre.

"Queremos hacer un acuerdo entre el Mercosur y otros países de Medio Oriente, porque nos interesa aumentar el comercio entre Oriente Medio y Brasil, y entre Oriente Medio y el Mercosur", manifestó Lula en su habitual programa de radio Café con el Presidente, según reportó la agencia de noticias Ansa.

Durante la gira que realizó la semana pasada a Medio Oriente, que incluyó Israel, Palestina y Jordania, el mandatario había afirmado que la formación de una zona de libre comercio con el Mercosur será una de sus prioridades cuando Brasil asuma la presidencia pro témpore del bloque suramericano, en el segundo semestre de 2010.

"Nosotros ya tenemos un acuerdo estratégico entre el Mercosur e Israel y queremos hacerlo con Palestina y con Jordania", reiteró hoy Lula.
La primera visita oficial de Lula a Medio Oriente buscaba como objetivo principal que Brasil participe en las conversaciones de paz de la región con un papel privilegiado, ya que el mandatario considera que estas negociaciones necesitan otros liderazgos, además del de Estados Unidos.

Según el jefe de Estado, la convivencia pacífica entre árabes e israelíes es un requisito previo para el desarrollo de aquella región.
"Sólo la paz puede permitir que haya desarrollo económico, distribución de renta y justicia social" aseveró Lula da Silva.

Fuente –>

Al próximo que me hable bien de esta lacra –en persona- lo mando al carajo estemos donde estemos.

Read Full Post »

17 de marzo de 2010

por Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner es periodista cubano residenciado en Madrid.

Para Lula da Silva, los presos políticos cubanos son delincuentes semejantes a los peores criminales encarcelados en su país. Lula, cruelmente, ha adoptado el punto de vista de su amigo Fidel Castro. Para el presidente de Brasil, pedir elecciones democráticas, prestar libros prohibidos y escribir en los periódicos extranjeros —supuestos "delitos" cometidos por los 75 disidentes apresados durante la primavera negra de 2003, condenados a penas de hasta 28 años— equivale a matar, robar o secuestrar.

Para Lula da Silva, el Dr. Oscar Elías Biscet, un médico negro sentenciado a 25 años por defender los Derechos Humanos y por oponerse al aborto, es sólo un criminal empedernido. Dentro de su curioso código moral es perfectamente comprensible la muerte del preso político Zapata Tamayo, o la posible muerte de Guillermo Fariñas, un psicólogo y periodista disidente, declarado en huelga de hambre para reclamar que liberen a 26 presos políticos severamente enfermos.

Los demócratas cubanos no son los únicos decepcionados con el brasilero. En la última etapa de su gobierno Lula da Silva está demoliendo la buena imagen que disfrutó al comienzo. Recuerdo, hace unos tres años, una conversación que tuve en Panamá con Jeb Bush, ex gobernador de Florida. Me dijo que su hermano George, entonces presidente de EE.UU., tenía una magnífica relación con Lula y estaba convencido de que era un aliado leal de Washington. Me pareció una ingenuidad, pero no se lo comenté.

Hace unos días, un ex embajador estadounidense, que prefiere el anonimato, me dijo exactamente lo contrario: "todos nos equivocamos con Lula; es un contumaz enemigo de Occidente y muy especialmente de EE.UU., aunque trata de disimularlo". Y luego, con cierta indignación, criticó la complicidad de Brasil con Irán en el tema de las sanciones a Teherán por el desarrollo de armas nucleares, el permanente respaldo a Hugo Chávez y la irresponsabilidad con que manejó la crisis de Honduras al propiciar el asilo de Manuel Zelaya en la embajada en Tegucigalpa, violando todas las reglas de la diplomacia internacional.

En realidad, el comportamiento de Lula da Silva no es sorprendente. En 1990, cuando fue derribado el Muro de Berlín, el líder del Partido del Trabajo se apresuró a crear el Foro de Sao Paulo junto a Fidel Castro para coordinar la colaboración entre todas las fuerzas violentas y antidemocráticas de América Latina. Ahí estaban las guerrillas narcoterroristas de las FARC y del ELN de Colombia, una docena de partidos comunistas de otros tantos países, el FSLN de Nicaragua, el FMLN de El Salvador y la URGN de Guatemala. Mientras en el mundo libre celebraban la desaparición de la URSS y de las dictaduras comunistas en Europa del Este, Lula da Silva y Fidel Castro recogían amorosamente los escombros del marxismo violento para tratar de mantener vigente el discurso político que condujo a esa pesadilla, mientras establecían una suerte de cooperación internacional que sustituyera el desvanecido liderazgo soviético en la región.

Lula, dentro de Brasil, sujeto por una realidad política que no ha podido modificar, se comporta como un demócrata moderno y no se ha movido sustancialmente de las directrices económicas que señaló el anterior presidente, Fernando Henrique Cardoso, pero en el terreno internacional, que es donde aflora su verdadero talante, su conducta es la de un revolucionario tercermundista de los años sesenta.

¿De dónde surgen esa militancia radical y ese perverso juicio moral? La hipótesis de un presidente latinoamericano que lo conoce bastante, de los que no tardará en dejar el poder, también decepcionado, apunta a su ignorancia: “este hombre es de una penosa fragilidad intelectual. Sigue siendo un sindicalista atrapado en la superstición de la lucha de clases. No entiende ningún asunto complejo, carece de capacidad para fijar la atención, tiene unas terribles lagunas culturales y por eso acepta el análisis de los marxistas radicales que en su juventud le explicaron la realidad como un combate entre buenos y malos”. Su frase final, dicha con cierta tristeza, fue lapidaria: “pareció que Lula, con su simpatía y por el buen momento que atraviesa su país, convertiría a Brasil en la gran potencia política latinoamericana. Falso. Ha destrozado esa posibilidad al alinearse con los Castro, Chávez y Ahmadineyad. Ya ningún país serio confía en Brasil”. Muy lamentable.

Artículo de Firmas Press

© Todos los derechos reservados. Para mayor información dirigirse a: www.firmaspress.com

—————————-

Y pensar que todavía hay imbéciles que se babean por este hijo de mil pu— creyéndolo el mesías de la economía.

Read Full Post »

Lula, Chávez, Correa y el Ekeko se juntaron para discutir sobre la crisis financiera mundial, según nos cuentan medios nacionales… todo esto me hace preguntarme algo, ¿por qué no invitaron a la perra estadista?, ¿qué sentirá la Barbie depresiva ahora que no la invitaron a dar clases?, es triste que solamente ella crea que sabe algo sobre algo…

La Nación: Reunión entre Lula, Chávez, Morales y Correa por el temblor financiero

Clarín: Cumbre de Lula, Chávez, Evo y Correa para analizar la crisis financiera

Infobae: Lula, Evo, Chávez y Correa se reúnen por el colapso de ayer de los mercados

Read Full Post »