Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Manuel Zelaya’

Por Carlos Alberto Montaner

El Salvador

Los hondureños están muy interesados en saber qué ocurrirá en el país tras las elecciones del 29 de noviembre. En consecuencia, un grupo muy alerta de la sociedad civil, casi todos jóvenes y dinámicos, apoyado por la revista Estrategia y Negocios, organizó un seminario internacional el día 12 de este mes para examinar a fondo este endiablado asunto. Yo participé en el evento, pero quería, por mi parte, satisfacer una curiosidad diferente. Luego la explico.

Al guatemalteco Julio Ligorría, experto en solucionar la crisis, le pidieron un análisis de cómo y por qué la percepción internacional había sido tan negativa con el gobierno del presidente Roberto Micheletti, pese a que la salida de Manuel Zelaya había sido el resultado de la aplicación de la ley nacional, y qué podía hacerse para corregir el entuerto.

Al peruano Álvaro Vargas Llosa, autor de un par de libros fundamentales sobre cómo abandonar el subdesarrollo, le solicitaron una visión de futuro para que Honduras deje de ser el tercer país más tercamente pobre de América Latina, en el que el 73% de la población sobrevive de forma precaria bajo los límites de la pobreza.

De mí esperaban una predicción sobre cuál sería la violenta respuesta del castrochavismo frente al legítimo gobierno que emerja de las urnas, a la que agregué una incómoda advertencia final: tal vez es la última oportunidad con que cuenta el país de salvar las libertades individuales y la estructura republicana. Si el pueblo hondureño no ve en la democracia y el pluralismo una solución a los intereses de la mayoría, es probable que en la próxima oportunidad que se presente se deje embaucar por los cantos de sirena de algún demagogo de la cuerda "bolivariana", encharcado en petrodólares venezolanos.

Pero, al margen de mi desagradable trabajo como Casandra, quería averiguar por qué Estados Unidos había dado un giro de 180 grados en la crisis hondureña y, de pedir la restitución inmediata del ex presidente Zelaya, el 30 de octubre había pasado a apoyar cualquier decisión que tomaran el Congreso y la Corte Suprema de Honduras, lo que inevitablemente significaba que el destituido mandatario no volvería a ocupar la casa de gobierno.

Cinco fueron las causas que explican este cambio radical:

– El Departamento de Estado comprobó que el respaldo institucional hondureño a la destitución y arresto de Zelaya era prácticamente unánime y se mantenía firme, pese a las sanciones y las cancelaciones de visas. Los poderes Legislativo y Judicial, las iglesias, el Ejército y, según las encuestas, el 80% de la población, preferían a Zelaya alejado del poder.

– El informe del departamento jurídico de la Biblioteca del Congreso sobre la remoción de Zelaya, solicitado por un legislador, no dejaba lugar a dudas: Zelaya había sido separado del cargo y sustituido por Micheletti de acuerdo con la legislación hondureña. Expulsarlo del país seguramente fue ilegal (acaso debieron dejarlo encarcelado), pero exigir su restitución era tanto como pedirles a los hondureños que violaran la ley.

– El nuevo gobierno de Honduras, hábilmente, había trasladado el debate al seno de la sociedad norteamericana, por medio de congresistas y senadores republicanos, y la administración de Obama estaba pagando un precio político interno por sostener una postura antidemocrática contraria a los intereses y valores del pueblo estadounidense.

– En el Departamento de Estado circulaban dos páginas compiladas por la inteligencia norteamericana en las que se consignaban los presuntos delitos y complicidades del entorno más íntimo de Zelaya con el narcotráfico y la corrupción. No tenía sentido colocarse en ese mismo bando, mientras Washington mantenía en el país la base militar de Palmerola, supuestamente dedicada a vigilar y combatir actividades afines a las que realizaban familiares y amigos de su contradictorio protegido.

– Tampoco parecía sensato alentar la supervivencia artificial de un régimen que militaba abiertamente en el campo chavista, familia política aliada a Irán. Chávez, que hasta hace poco era clasificado como una pintoresca molestia, al asociarse a Irán y prestarle apoyo para el desarrollo de armas nucleares, ha pasado a ser un enemigo peligroso.

Este lúcido análisis es el que también explica el apoyo dado al gobierno de Micheletti por la Internacional Liberal y su presidente, el prestigioso eurodiputado holandés Hans Van Baalen, y el envío de observadores a las próximas elecciones que ya han hecho diversas instituciones del mundo democrático. Lo probable, pues, es que el próximo presidente de Honduras no tardará en recomponer las relaciones internacionales del país. Ojalá. (Firmas Press).

Fuente –>

Anuncios

Read Full Post »

Honduras: militares advirtieron que no se responsabilizan por la seguridad de Zelaya

Las Fuerzas Armadas de Honduras advirtieron hoy al depuesto presidente, quien dijo que el máximo jefe militar, el general Romeo Vásquez, sería el culpable si él fuese asesinado a su regreso al país

No podemos responsabilizarnos por la seguridad de personas que, por fomentar la violencia generalizada en el país, están sujetos a ser atacados, inclusive por sus mismos partidarios, con el exclusivo propósito de constituirlos en mártires”, señaló un comunicado del Ministerio de Defensa, del que dependen las Fuerzas Armadas.

Aunque el comunicado no menciona a Zelaya, el portavoz de las Fuerzas Armadas, el coronel Ramiro Archaga, confirmó que fue emitido “a raíz de las acusaciones de él (Zelaya)” contra el general Vásquez, jefe del Estado Mayor Conjunto de la institución.

Si a mí me pasa algo en el camino a Honduras, ante el mundo (…) el responsable de mi asesinato y de mi muerte será el general Romeo Vásquez“, dijo a la prensa, el martes en Managua, el depuesto gobernante hondureño.

El comunicado oficial fue emitido, según el texto, “ante declaraciones personales, en las cuales se pretende atribuir responsabilidades futuras a las Fuerzas Armadas y sus miembros por la posible lesión a la integridad física de determinadas personas”.

“Esta institución y sus miembros son respetuosos de los derechos y las garantías individuales de los ciudadanos en general, lo cual ha quedado plenamente demostrado en el curso de los actuales acontecimientos“, añadió.

Indicó que “oficiales, tropa y personal auxiliar han sido capacitados en todos los niveles en la observancia de los derechos humanos, por lo cual su actuar siempre ha sido en función de dichos principios”.

Las instalaciones militares “están abiertas” para que las autoridades y organismos de derechos humanos verifiquen “el cumplimiento de la misión constitucional y el respeto a la vida e integridad física de las personas”, apuntó el comunicado, emitido poco antes de que Zelaya iniciara su partida de Managua hacia la zona fronteriza con el propósito de regresar a Honduras.

El nuevo Gobierno que preside Roberto Micheletti también adelantó hoy la hora del toque de queda en la zona fronteriza con Nicaragua ante el anuncio de Zelaya de que llegará el sábado o el domingo.

Los militares derrocaron a Zelaya el 28 de junio pasado y lo expulsaron a Costa Rica, y ese mismo día el Parlamento designó en su lugar a Roberto Micheletti, hasta entonces jefe del Legislativo, ambos del gobernante Partido Liberal.

Mi fuente: Infobae

Fuente de Infobae: EFE

Primero, ya Infobae no habla de militares golpistas, que no es poca cosa. Ahora son los militares, a secas, y sin adjetivos negativos se entiende que son fuerzas regulares que defienden la Constitución e Instituciones hondureñas.

Segundo, bien por la decisión del ejército hondureño, madura y con sentido, dejaron de lado la corrección política y están actuando como profesionales en la defensa del país: Zelaya viene a revolver el país, bueno, se le revuelve el cerebro de un balazo antes.

Personalmente no me importa en lo más mínimo que maten a Zelaya y toda su familia, sería menos malo que si volviera al país, aunque claro que prefiero verlo sometido a juicio, hallado culpable y condenado a prisión de por vida y qeu su familia que pretendía erigirse en nobleza hondureña termine pidiendo limosna.

No me caben dudas que esta es la Operación Martir orquestada por el simio maricón que gobierna Venezuela y que cuenta con el apoyo del infradotado de Bolivia, el pedófilo de Nicaragua, el demente de Cuba, la histérica de Ecuador y la bruja del Departamento de Estado -además de la intrascendente de Argentina-. El plan es forzar al ejército a matar a Zelaya, que estalle una guerra civil y justificar una invasión bolivariana en Honduras, ¿descabellado?, para nada, sumamente probable.

Zelaya es el que más va a perder con este plan, porque termina preso o muerto, no tiene más opciones, pero se prestó al juego de los amigotes que lo han mandado al matadero. Lo mejor que podría hacer sería renunciar a las ansias desmedidas de poder, retirarse de la vida política y dedicarse a la criptozoología.

Lo que yo haría si fuera Micheletti sería empezar abuscar algún aliado en el planeta. Israel, Colombia, alguien que no deje a Honduras sola a merced de los bolivarianos sueltos.

Read Full Post »