Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Pena de muerte’

Nunca vi el programa de Susana Giménez, no me gusta, me molesta el tributo al cualquiercosismo nacional, y la berretización de la televisión nacional, pero si algo siempre me llamó la atención de esta mujer es esa virtual incapacidad de frenar la lengua que tiene. Muchas veces dice lo que piensa, lo que significa que no piensa lo que dice, y así como consigue que el país se le ría por preguntar si hay dinosaurios vivos, consigue darle una cachetada a la Argentina dormida. Y después de todo el revuelo que generó hace unos días, y de que toda la basura y toda la gente pensante opinara, también tengo ganas de decir lo mío.

La media progresista está en desacuerdo con ella porque propuso matar a los asesinos, esas víctimas inocentes del neo-liberalismo y de la droga. A Susana la escuché treinta veces por distintos canales y además de lo que dijo, me llamó la atención la incapacidad nacional de interpretar frases o consignas.

No pidió la Pena de Muerte, la Pena de muerte no es más que darle potestad a un gobierno, del corte que sea, de acabar con la existencia de una persona, lo que esta mujer pidió fue basta de guante de seda y darle al asesino lo que dio: un final.

La Ley del Talión no sirve, eso creo que lo sabemos casi todos, el Ojo por Ojo va a hacer que todos menos el gobierno se queden ciegos –o más ciegos- y nos va a ir peor, pero tampoco llegar a la estupidez de una palmadita en la espalda a los asesinos y violadores.

Personalmente me opongo a la pena de muerte, ya lo he dicho varias veces, pero no me opongo a la Justicia por Mano Propia, que como su nombre dice, es Justicia. La JMP no es más que un jurado sin juez. Si los juicios nacionales dependieran de jurados, y no de jueces pelotudos, habría más violadores y asesinos presos, y menos indignación generalizada. La JMP no es más que una muestra del descontento y la desconfianza con el Sistema Judicial.

Si estamos de acuerdo en que la vida y la libertad son los valores máximos por los que debe pelearse, aquel que atenta tanto contra la vida como contra la libertad debería recibir la pena máxima, pero nunca dispensada por el estado, quien nunca se vio afectado.

Además, como sabemos, no puede permitirse a un Sistema Corrupto decidir sobre la Pena de Muerte, y esto va más allá de China, Estados Unidos o el país que sea: matar está mal, y si el estado, el que debe velar por la vida y la libertad es el que mata, es peor.

De todos modos, según Crónica el 87% del país está de acuerdo con Susana Giménez en que el que mata debe morir, no en la Pena de Muerte. Pero si el gobierno hubiera visto y entendido estos datos se daría cuenta que seguir con el garantismo durante este año electoral va a costarles el Congreso, eso, y no el saqueo masivo, va a ser lo que los termine.

No van a ser los delitos aberrantes de toda la banda, va a ser su pasión por defender delincuentes, por burlarse de las víctimas y considerar el voto del delincuente preso, y considerar que los muertos no votan.

El estado de hartazgo generalizado va a explotar, porque la gente no se cansa de ladrones, se cansa de asesinos, se cansa de violadores de infantes sueltos, se cansa de DeVidos sueltos y de ladrones de gallinas encerrados. Y si Dios quiere, cuando se llegue a la masa crítica, la violencia va a estar dirigida a los destinatarios correctos, no a perejiles sueltos por ahí.

Esto lo he dicho varias veces en diversos ámbitos: ni mano dura, ni guante de seda: justicia justa, y la justicia deben decidirla los pares, no jueces protegidos por treinta guardaespaldas pagados por la familia del muerto. El Juez debe validad la justicia impartida por pares del juzgado, no juzgar a la víctima.

Su propia ideología los va a matar, y eso no va a ser irónico, va a ser Justicia Divina.

Read Full Post »

El aborto, la eutanasia, el derecho al suicidio, la despenalización de las drogas, la educación sexual, la planificación familiar entre tantos otros son debates que en la Argentina por X, Y o K nunca se dan y parece que nunca se darán, pero en este momento de histeria colectiva, creo que además del debate sobre la edad de imputabilidad de los menores (que sostengo debe ser desde los 12 años, apenas terminan el primario) está el de la Pena Capital.

Personalmente me opongo a la Pena de Muerte, me opongo por varias razones, entre las que se cuenta el que no confío en el Estado para administrar un kiosco, así que menos confío en qeu una banda de delincuentes decidan sobre la existencia de otros seres humanos, especialmente en países con “justicia” tan corrupta como la Argentina, donde cualquier día limpian a un opositor solamente porque algún bizco se levantó cruzado.

Otra de las razones por las que me opongo férreamente a la extinción de la existencia es por la falta de seguridad acerca de si hay o no otra vida; si hubiese otra vida creo que aceptaría que se deshicieran de alguien que ha hecho demasiado daño en esta, pero, ¿y si no la hay?, ¿realmente podemos extinguir completamente una vida por más desastroza y maligna que haya sido?, si solamente tenemos la existencia, ¿no deberíamos ser dueños de ella, y en caso de darle un uso violento que atente contra otros, por qué no dejar que esa existencia se apague según su voluntad o salud, en lugar de forzarla?, que no queden libres, pero que nadie decida sobre la vida de otras personas.

Además de estas dos razones, me opongo por cuestiones meramente económicas; es más barato tener a alguien preso de por vida que un Juicio por Pena Capital por las innumerables apelaciones y demás, para el contribuyente es una carga excesiva, es preferible que los tengan a pan y agua de por vida.

Como si estas razones no me bastaran a mí para convencerme, también está el tema de que la Pena de Muerte no disminuye la violencia; es cierto que evita que el delincuente reincida, pero no asusta a los delincuentes en potencia que siguen delinquiendo; además de que puede ser usada para matar opositores ideológicos como en lso retrógradas países árabes donde su Sharia permite apedrear mujeres violadas acusándolas de aulterio solamente porque su testimoni vale la mitad que el del violador, o como en Irán donde se ejecutan homosexuales entre otras personas que molestan al regimen de las mulas.

Pero, como suele pasar, hay casos que me hacen repensar estos temas, y uno de ellos es el de los pedófilos; generalmente cuando dejan a uno libre, o cuando dan esas sentencias irrisorias, mi primer pensamiento es el de considerar a esos subhumanos como dignos de ser quebrados en setenta pedazos y recién después rematados por todo el daño que han hecho, aunque después trato de meterme en la cabeza que ningún ser humano es dueño de la vida de otro, y que solamente deberían pudrirse en la cárcel trabajando para tener algo que comer.

Personalmente sostengo que los delitos contra los niños son los más aberrantes que se cometen contra otras personas por la excesiva diferencia de fuerza y de poder entre las partes, y que deberían ser penados en serio y con Reclusión Perpetua real, es decir de por vida, no con esta burla de Código Penal que tenemos en la Argentina, aunque creo que esto se arreglaría bastante si se hiciera a los jueces responsables de sus fallos. Si liberan a un violador, y vuelve a violar, los dos presos durante toda la condena por ser el juez o la jueza partícipe necesario en la violación.

En fin, es mi opinión sobre uno de los tantos temas tabú en la Argentina del vale-todo menos defenderse de la lacra.

Read Full Post »