Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Salud Mental’

Ayer estábamos, como parece ser costumbre este semestre, esperando que llegara algún paciente por guardia, cuando comenzamos a hablar de los temas elegidos por cada uno para realizar el trabajo de prácticas (que es hacer un desarrollo teórico sobre algo llamativo para el autor durante su estadía en el Hospital)

Yo dije desde el día uno que quería trabajar “Internación Forzosa vs. Libertades Individuales” y como suele pasar, la combinación de libertad e individuo asustó a un par de estudiantes universitarios que me reclamaban estar demente, no tener aisdero teórico (les recomendé al Dr. Szasz, pero creo que no me prestaban atención) y llegaron incluso a decirme que no me preocupaban mis pacientes.

Ante esta burrada de altísimo calibre, se me ocurrió re-preguntar; ¿a quién le preocupa más el paciente, a aquel que se mete en su vida sin que este lo pida, y sin haber una sentencia judicial firme, solamente porque está de acuerdo con el libro que dice que X comportamiento es anormal y debe ser eliminado?, ¿o aquel que respeta la libertad de los pacientes y está dispuesto a ayudarlos en la medida que quieran ser ayudados, en sus propios términos, aceptando que ningún profesional sabe más del paciente que el paciente mismo?

arkham_asylum_1Como era de esperarse, pasé de no preocuparme por mis pacientes a ir a teorizaciones absurdas, pero cuando comenté que el Dr. Szasz era uno de mis autores libertarios preferidos, pasé a ser un noventista que solamente se precoupa por ganar más plata de la que puede gastar.

Esta situación extrapolada a la sociedad, donde más bueno parece un estado mientras más jode, y mientras más nos dice qué está bien, qué está mal y cómo corregilrlo, es lo que nos ha llevado a este estado tan parecido al caos social.

Así que estáis advertidos: si les duele algo, y el médico dice que no les duele, en realidad no les duele.

Read Full Post »

Uno de los mitos preferidos de la izquierda mundial dice que como el estado tiene papel, metal y una impresora puede, y debe, imprimir billetes y acuñar monedas para hacer de cuenta que es un estado rico con gente rica viviendo en él; claro que esta impresión de dinero nunca está sustentada en reservas de oro, porque eso es demasiado egoísta, no, acá hay que hacer a la gente feliz dándole papeles que cada vez tienen más ceros y valen menos.

Como muchos (que no son la mayoría) saben, la impresión límites de papel solamente genra inflación, y la inflación es la madre de la pobreza; y como todos, o al menos eso creo, saben, en un país pobre no hay comercio interno, no hay producción y cuando falta esto empieza a vislumbrarse el caos. Si a todo esto se le suma que los precios de las commodities bajan astronómicamente buscando su precio real, un país como la Argentina que imprime papeles y vive de las commodities no puede tener un buen pronóstico.

Cuando el Estado se quede sin plata (primero va a intentar saquear a alguien más), no van a ser los subsidios los que van a desaparecer, ni mucho menos los planes “$150 por tu voto y voluntad”, ni mucho menos serán los negociados que pagamos nosotros los que van a cesar; no, en países corruptos y sin plata los primeros en caer serán, como es de imaginarse, la educación y la salud pública (que no deberían depender del estado, pero eso no viene al post, voy a tratar de hablar de lo que es y no de lo que debería ser).

En el campo de la salud, no hay nada más estigmatizado como la patología mental, la locura, ya que nos muestra la raza humana en su estado más puro, sin represiones culturales o psíquicas, y nos muestra a la perfección lo que cualquiera de nosotros sería capaz de hacer, decir o pensar.

Cuando la (non-existent) crisis económica explote (si es que) y la onda expansiva llegue a la Argentina, el primer lugar donde van a cortar el presupuesto va a ser en salud mental, donde ya de por sí el presupuesto es magro y faltan antipsicóticos, ISRS, hipnóticos y médicos, convirtiendo a los hospitales de agudos en tristes depósitos de seres humanos que no encajan con lo impuesto o que molestan a alguien.

Toda esta intro bastante larga nos lleva a una pregunta que he hecho más de una vez, y para la que no he recibido una respuesta satisfactoria:

¿Qué hacer con recursos sumamente limitados, cuando la necesidad es practicamente ilimitada?

La solución que yo planteo es bastante más sencilla de lo que parece, aunque no es demasiado políticamente correcta, por lo que incluso debe ser hasta correcta… yo simplemente propongo destinar los recursos escasos que existen a aquellos pacientes que se verán beneficiados, y nada más.

Cualquiera que haya pasado por un servicio de Salud Mental, y no como paciente precisamente, sabe que hay básicamente dos tipos de pacientes:

  • Aquellos que pueden mejorar su situación.
  • Aquellos que no pueden mejorar su situación.

El caso 2 es inmensamente más interesante, no solamente por la multiplicidad de causar por la que esto puede pasar, sino porque son los que abundan en los hospitales públicos de la Argentina; pero son estos casos los que me llevan a la pregunta, ¿es lícito destinar tiempo y recursos a aquellos que no verán mejoría en su cuadro?

Personalmente sostengo que no debe obligarse a nadie a recibir tratamiento médico que no desea, sea este un tratamiento antiretroviral o antipsicótico, la persona es dueña de su cuerpo y sabe lo que quiere meter o sacar de él, la función del médico es simplemente la de proporcionar un medio para que esta persona haga lo que crea mejor para sí misma.

Esta es una breve introducción de algo que espero ir desarrollando en más detalle, en la próxima voy a tratar de hablar algo de los famosos indicadores de los que todos los psicólogos y psiquiatras hablan para violar el artículo 18 y 19 de la Constitución Nacional, que dejo:

Art. 18.- Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces designados por la ley antes del hecho de la causa. Nadie puede ser obligado a declarar contra sí mismo; ni arrestado sino en virtud de orden escrita de autoridad competente. Es inviolable la defensa en juicio de la persona y de los derechos. El domicilio es inviolable, como también la correspondencia epistolar y los papeles privados; y una ley determinará en qué casos y con qué justificativos podrá procederse a su allanamiento y ocupación. Quedan abolidos para siempre la pena de muerte por causas políticas, toda especie de tormento y los azotes. Las cárceles de la Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquélla exija, hará responsable al juez que la autorice.

Art. 19.- Las acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofendan al orden y a la moral pública, ni perjudiquen a un tercero, están sólo reservadas a Dios, y exentas de la autoridad de los magistrados. Ningún habitante de la Nación será obligado a hacer lo que no manda la ley, ni privado de lo que ella no prohíbe .

Read Full Post »