Feeds:
Entradas
Comentarios
  1. La habilidad de Néstor para separar y enfrentar sigue intacta, y la de dañar la mejora día a día.
  2. Como siempre en la Argentina, todos hablan de los derechos, pero casi nadie habla de las obligaciones.
  3. Una buena: esta ley no salió a discusión cerca de la campaña electoral, Néstor de América no va a poder usarla de bandera moral contra los que decida llamar fachos en 2011.
  4. La unión entre los liberales es fragilísima en cuestiones, por decirlo de alguna manera, morales.
  5. Espero que la unión entre los liberales sea mucho más firme en cuestiones económicas.
  6. El odio a la Iglesia Católica mueve masas.
  7. Los evolucionados se dejaron usar por el FpV como los mejores, por más que la ley algo de sentido tenga.
  8. El error es que exista el matrimonio civil, pero de eso nadie habla.
  9. La Iglesia Católica es una institución privada, si no te gustan sus reglas, no te acerques a ella, pero si querés estar adentro, hacé lo que te dicen y no trates de cambiarla.
  10. Separación entre Estado e Iglesia sigue siendo una materia pendiente en la Argentina, y esa separación signfica que el estado no joda en la espiritualidad de las personas, adoren lo que adoren.
  11. Si existe un Dios y le molesta esto, va a juzgar a los contrayentes en la próxima vida.
  12. Si existe un Dios y no le molesta esto, va a juzgar a los que se dicen sus representantes por mentirosos.
  13. Si no existe un Dios… mucha gente habrá desperdiciado sus vidas.
  14. Si dos tipos o dos minas quieren ir a sacar turno para casarse en una Iglesia merecen ser cagados a patadas por pendejos y por ir a provocar.
  15. Hay mucha gente confundida.
  16. Hay mucho rojo detrás de mucho rosa.

Más de uno va a enojarse y espero que pase, si se enojan están vivos y eso es lo que menos han demostrado.

Para empezar, reconozcámoslo, los liberales somos diez locos en el país. La gente que se opone al estatismo en todas sus versiones es escasa.

Como si eso no fuera suficiente, estamos peleados entre nosotros, que si sos ancap, o clásico, o minarquista o púrpura con pintitas amarillas.

¿A qué lleva eso?

A que en vez de ser diez locos, sean tres grupos de tres locos. Si esos tres grupos no pueden acordar en cuestiones básicas para formar un grupo de diez un poco más fuerte, están jodidos, además de demostrar a todo futuro votante un fanatismo digno de hordas.

No hace falta ser comunista para ser fanático, hay liberales fanáticos, radicales fanáticos, peronistas fanáticos… y la cualidad común de todo fanático es una incapacidad absoluta para razonar, el fanatismo lo nubla.

Así que o nos ponemos de acuerdo en tres cosas bien básicas y nos matamos en privado por las mil diferencias, o nos seguimos matando en público mientras los estatistas nos siguen esquilmando.

Para acordar hay que ceder, es cierto, pero ceder no es sinónimo de debilidad, la debilidad está en el fanatismo por más que muchos crean otra cosa. Hay cuestiones que no se negocian, eso está claro, pero teniendo eso en claro se puede discutir todo el resto. Es preferible ceder un poco a perder todo.

Además, está claro que para ser liberal, socialista, o incluso comunista hay que leer un poco, hay que tener una base teórica sobre lo que se defiende. El que se pone solamente un rótulo, sea el que sea, para levantarse una minita (o un vaguito) o para ver si le da algo de sentido a su existencia, no sirve. Para defender las ideas hay que estar convencido de la validez de ellas.

Está mezclado, a lo mejor no es tan claro como lo tengo en la cabeza, pero es lo que pienso que necesitan los liberales nacionales.

¿Lo mejor de todo esto?, que la decisión es solamente nuestra.

Liberalismo Clásico

Minarquismo

Anarcocapitalismo

God Bless America!

No es un post largo, las buenas explicaciones deben ser simples y fáciles de entender.

La única razón por la que un Juez, en teoría guardian de los derechos de los individuos, deje libre a un violador, a tres abusadores, o demás psicópatas es porque en su interior alberga fantasías similares.

En el fondo, el Juez envidia o admira al delincuente por haber hecho lo que él querría, que es abusar o mantener una relación sexual y violenta con una persona de X edad.

Así que ya saben, cuando un juez deja libre a un pedófilo es porque en el fondo querría hacer lo mismo.

No creo haber descubierto la pólvora ni mucho menos, y muy a mí pesar entiendo y reconozco que las pelotudeces que este animal escribe a algunas personas deben servirles, no para mejorar sus vidas, sino como un temporario parche en sus miserias cotidianas.

Paseaba por esta ciudad, dando vueltas esperando algo interesante, o aunque sea no tan aburrido, cuando frené en una librería para mirar la vidriera… que además de ser bastante patética tenía a Coelho como el ejemplar central, con un libro qué, según Wikipedia, es de 2008 o por ahí.

No suele interesarme la pseudo-literatura de este tipo, pero el título me llamó la atención, bastante, y era algo como “El Vencedor está solo”, o alguna mierda por el estilo.

Así que acá lo tenemos al top seller, predicando la cultura del fracaso –que no es otra que la del socialismo- porque seguramente al perdedor la gente se le acerca para contagiarse de no triunfar.

No, Don Coelho, el triunfo atrae, el triunfador es atractivo, y el triunfador nunca está solo y si su idea era decir que el que triunfa se siente vacío, es al contrario, ningún triunfador se suicida, fracasados y perdedores que deciden acabar con su vida por la soledad y el vacío hay por montones.

Grecia y España son dos casos a analizar muy seriamente. No por los descalabros económicos y sus delirios estatistas, eso se lo dejo a los economistas.

Lo realmente interesante, al menos para mí, es la desesperación de ejércitos de parásitos por seguir viviendo del estado. Están dispuestos a quemar Madrid y Atenas con tal de que no les corten el chorro que creían era eterno.

Otra de las situaciones que merece un análisis largo y profundo que seguramente no dejarían presentar en ningún Congreso de Psicología es el porqué gente adulta todavía cree que el Estado es una chequera en blanco y que de la nada puede sacar toneladas de plata.

Personalmente creo que porque la inmensa mayoría cree que porque el Estado puede imprimir billetes eso es lo mismo que producir riqueza, especialmente porque nadie, nunca, se tomó el trabajo de educar masivamente sobre qué es la riqueza y cómo se produce.

Estamos ante casos de una inmadurez, por no decir estupidez, generalizada.

A lo que quiero llegar con tanta vuelta es que próximamente –mucho más pronto de lo que venden- Argentina va a tener que hacer un fenomenal ajuste para tratar de sanar el hueco que es el gasto público, ya infinanciable.

Ahí no estarán solos los Moyano, D’elia, Esteche y demás porquería sacrificable, los van a acompañar los educados como De Narváez, los peligrosos como Das Neves y De la Sota y los ridículos como Solanas, sin contar las hordas casi infinitas de adictos, alquilados y acéfalos que los siguen a todos lados esperando que la máquina de imprimir billetes les regale algunos.

El kirchnerismo no va a ajustar, el que ajusta detona una bomba de estupidez e ignorancia que siempre algún idiota reactivará.

¿La solución?, que el estado tenga cada vez menos poder, recaude menos, si es más chica la torta menos Kirchner van a desesperarse por ir a robársela… y encima de todo bajarían los impuestos.

Durante los últimos 70 años se le ha enseñado a la mitad de la población que la mayor virtud de un ciudadano es pagar impuestos. Alguien que paga los impuestos al día es el ejemplo del ciudadano modelo que contribuye con la aspiradora que es el estado.

Por otro lado, a la otra mitad de la población se le enseñó que tiene el derecho a vivir del estado y que si un gobierno no les da ropa, casa, TV digital y encima de todo dignidad tiene el derecho y la obligación de voltearlo.

Así es como se ha mal enseñado la importancia de pagar impuestos a la totalidad de la población argentina, siendo los escasos liberales reales productos sumamente fallidos de esa educación clasista y parasitaria. Unos creen que hacen un buen mayor, por eso pagan; otros saben que viven de lo que los otros pagan, así que también lo pregonan como la última virtud.

Ahora, ¿se puede revertir algo que tiene más de 70 años y en que toda la población está de acuerdo?, ¿cuánto tiempo tomaría destruir todos los males del peronismo, imitados educadamente por los radicales?

Sigo sosteniendo que lo mejor que le podría pasar a este país es tocar fondo de una buena vez, una explosión económica infernal que destruya de una buena vez el estado de mantenimiento de parásitos y haga que los quieran comer tengan que salir a trabajar.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.